EL USO DE LA TECNOLOGÍA PARA ESPIAR AL ENEMIGO

EL USO DE LA TECNOLOGÍA PARA ESPIAR AL ENEMIGO

En el béisbol se evidencio que los Red Sox usaron la tecnología para espiar a sus enemigos. 

 

WASHINGTON — Durante décadas, espiar al otro equipo ha sido una parte tan común de las prácticas poco ortodoxas del béisbol como lanzar a la cabeza del bateador y barrerse fuerte. Los Red Sox de Boston agregaron una treta moderna, e ilegal, a esos intentos para robar señales: utilizaron un reloj inteligente Apple Watch para sacar ventaja en contra de los Yankees y otros equipos.

Los investigadores de las Grandes Ligas han determinado que los Red Sox, quienes están en primer lugar de la División Este de la Liga Americana y muy probablemente entren a las finales, ejecutaron una estrategia para robar las señales que hacen con las manos los receptores de sus oponentes. Lo hicieron en juegos contra los Yankees, quienes van en segundo lugar, y otros equipos, según varias personas al tanto del tema.

La investigación en el béisbol comenzó aproximadamente hace dos semanas, después de que el gerente general de los Yankees, Brian Cashman, presentara una queja detallada en la oficina del comisionado en la que incluyó un video que grabaron los Yankees de la caseta de los Red Sox durante una serie de tres partidos entre los dos equipos realizada en Boston durante agosto.

Los Yankees sospechaban desde hace tiempo que el equipo rival robaba las señales de los receptores en el Fenway Park, en Boston. De acuerdo con personas familiarizadas con el caso, el video de los Yankees mostraría a un miembro del equipo de entrenamiento de los Red Sox viendo su Apple Watch en la caseta. El entrenador después da un mensaje a otros jugadores dentro de la caseta, quienes, a su vez, señalizan a sus compañeros de equipo en el campo para que supieran el tipo de lanzamiento que les iban a tocar.

Los investigadores de la liga corroboraron las acusaciones de los Yankees con base en los videos que se utilizan en la oficina del comisionado para ver repeticiones y transmisiones, de acuerdo con las fuentes al tanto de la indagatoria. El equipo del comisionado entonces confrontó a los Red Sox, quienes admitieron que sus entrenadores habían recibido señales del personal encargado de las repeticiones en video y que después pasaron esa información a los jugadores; operaron de esa manera durante varias semanas.

Aunque el equipo de Boston también respondió con su propia acusación: presentó una queja en contra de los Yankees en la que aseguran que ese equipo utiliza una cámara de su cadena de televisión YES exclusivamente para robar señales durante los partidos, una aseveración que negaron los Yankees.

No queda claro cuáles serán las penalizaciones que emitirá el comisionado Rob Manfred en contra de los Red Sox —si es que hay alguna— o si ordenará una investigación más extensa para determinar el alcance del sistema de robo de señales por medio de un Apple Watch. Tampoco está claro cómo procederá respecto de la queja que se presentó en contra de la denuncia de los Yankees.

“Realizaremos una investigación exhaustiva de los dos lados”, afirmó el martes pasado Manfred a los reporteros en el Fenway Park, donde estuvo presente para un evento no relacionado con el caso. “Estamos 100 por ciento seguros de que no es un asunto que esté en curso”.

Manfred dijo que creía tener el poder para castigar a los equipos vinculados a ese tipo de trampas.

“¿Se podría dar el caso? ¿Hay una autoridad que tenga la capacidad de hacerlo? Creo que la respuesta a estas preguntas, según la constitución de la liga, es afirmativa”, señaló. “¿Alguna vez se ha dado en este tipo de alegatos? Creo que la respuesta es… sé que la respuesta es negativa”.

“Y la razón por la que no ha sucedido”, agregó, “es que resulta muy complicado saber cuál es el verdadero impacto que tuvo la supuesta violación en un juego en particular”.

El lanzador de los Yankees Sonny Gray durante la primera entrada en contra de los Red Sox, el 20 de enero. Boston ganó ese partido 5-1.

El entrenador de Boston, John Farrell, aseguró que sabía que los jugadores intentaban robar señales, pero que no sabía que utilizaban dispositivos electrónicos.

“Conozco la regla”, afirmó Farrell. “No se deben utilizar dispositivos electrónicos en la caseta. Además de eso, lo único que puedo decir es que el asunto le compete a la liga en este momento”.

Se cree que robar señales es particularmente eficaz cuando hay un corredor en la segunda base que puede ver las señales que hace el receptor con las manos para comunicarse con el lanzador; así el jugador en base puede informar con facilidad al bateador de su equipo cuál podría ser el tipo de lanzamiento que recibirá. Este tipo de tácticas se permiten siempre y cuando los equipos no utilicen nada más que los ojos. Los binoculares y los dispositivos electrónicos están prohibidos.

En años recientes, a medida que han proliferado las cámaras en los estadios y parques de béisbol de las Grandes Ligas, los equipos han comenzado a utilizar una gran cantidad de videos para poder distinguir las señales de sus oponentes, entre ellas las que intercambian receptores y lanzadores. Algunos clubes han utilizado a miembros de la casa club para que lleven rápidamente a la caseta la información que observa el personal que monitorea los videos.

Sin embargo, eso requiere que la información llegue a la caseta mientras sigue siendo relevante y a pie para que se pueda entregar a los jugadores en el campo —ya sea un corredor en segunda base o el bateador en el plato—. Los Red Sox admitieron a los investigadores de la liga que habían podido reducir de manera significativa su cadena de comunicaciones por medio de dispositivos electrónicos como el Apple Watch. Lograron así que la información pasara rápidamente del personal encargado de los videos al entrenador y después a los jugadores.

Los encargados de la investigación han entrevistado como parte de esta a los entrenadores del equipo de Boston y al jardinero Chris Young, quien fuera jugador de los Yankees. Los Red Sox dijeron a los investigadores que Farrell; Dave Dombrowski, presidente de operaciones deportivas, y otros directivos no estaban al tanto de la operación del robo de señales.

El uso del Apple Watch

En el primer partido de la serie de agosto, en la segunda entrada, los Red Sox aprovecharon la primera vez que colocaron a un corredor en segunda base. Rafael Devers entonces conectó un cuadrangular, el cual le dio la ventaja a Boston 2-0. Los Red Sox batearon de hit 5 de 8 veces en ese juego cuando tuvieron un hombre en segunda base.

En los otros dos juegos de la serie, el éxito que tuvieron cuando los corredores estaban en segunda fue variado: 1 de 6 en el segundo encuentro y 3 de 10 en el tercero.

El video que entregaron los Yankees a la oficina del comisionado fue grabado durante los dos primeros juegos de la serie e incluía al menos tres fragmentos. En estos últimos, se ve al asistente de entrenador de los Red Sox, Jon Jochim, mientras observa su Apple Watch y después pasa información al jardinero Brock Holt y al segunda base Dustin Pedroia, quien estaba lesionado en aquel entonces, pero vestía el uniforme. En un momento, se ve cómo Pedroia pasa la información a Young.

Manfred se encuentra en una posición complicada mientras decide cómo castigar al equipo y si continuará la investigación.

En el béisbol, el incidente más infame de robo de señales tuvo lugar en 1951, cuando los Gigantes de Nueva York superaron un déficit de 13 y medio juegos en los últimos dos meses de la temporada para alcanzar a los Dodgers de Brooklyn. Los Gigantes vencieron a los Dodgers en la disputa por el trofeo de la liga.

Cincuenta años después, The Wall Street Journal reveló que los Gigantes tenían espías que utilizaron un telescopio para robar las señales del receptor rival, las cuales después se pasaron a los jugadores de los Gigantes desde la zona de calentamiento.

En 1997, los equipos acusaron a los Mets de haber plantado cámaras pequeñas cerca del plato en el Shea Stadium para robar señales. Los Mets negaron haber utilizado las cámaras con ese fin y la liga no tomó cartas en el asunto.

Recientemente, en 2011, los Phillies de Filadelfia enfrentaron acusaciones de robo de señales. Varios equipos presentaron quejas en la oficina del comisionado, en las cuales mencionaban que el equipo utilizaba binoculares y otros métodos no autorizados para robar señales. Las Grandes Ligas nunca impusieron sanciones a los Phillies.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *